Motorclan


PUBLICIDAD

Análisis y prueba del Jeep Grand Cherokee en el Jeep Day

Escrito por el 23/06/2011 en Análisis, Jeep

Jeep Grand Cherokee

Este es el tercer modelo que probamos en el Jeep Day después del Jeep Compass y el Jeep Wrangler Rubicon. Sin querer adelantarnos mucho en el análisis, hay que destacar que este fue el modelo más completo y que más nos gustó.

Es el modelo más grande de la marca. Estéticamente sigue la línea tradicional de Jeep con una imagen un poco más actualizada y redondeada. Es sobrio, elegante y muy urbano. Se ve un todoterreno grande y muy pesado. Aparentemente está más cerca de un vehículo todocamino que de un 4×4 más duro, pero nada más lejos de la realidad. En la carretera se puede comportar como un Porsche Cayenne, aunque un poco menos estilizado, pero cuando salimos a probarlo por el campo las sensaciones fueron muy distintas.

Interior del Jeep Grand Cherokee
En el interior nos encontramos unos acabados fantásticos en cuero y madera para los cuadros de instrumentos. El tacto de los diferentes elementos es muy bueno, y nota que son metales de calidad. Quizá nos encontramos demasiado plástico duro en el salpicadero. La calidad y comodidad de los asientos eléctricos es muy alta, con modos programables para diferentes conductores, algo muy habitual en este tipo de vehículos que admiten usos muy familiares. Espacios amplios, especialmente en la parte de atrás, hacen que sea un vehículo muy confortable para viajes largos y para familias. Además del cockpit, el vehículo cuenta con un maletero enorme. Se trata sin duda de un vehículo pensado para travesías largas, viajes, escapadas, etc.

El interior del Grand Cherokee se completa con todo tipo de añadidos electrónicos. Dispone de cámara en la parte trasera que ayuda en los aparcamientos, sensor de parking, GPS, entrada de USB para el audio en MP3… y todos los elementos que se esperan de un vehículo de estas características. Normalmente no nos llamaría la atención este detalle, pero recordemos que el Wrangler y el Compass nos decepcionaron un poco en este sentido. El Grand Cherokee cumplía las expectativas sobradamente. El coche tiene cambio automático, así que nos encontramos dos grandes pedales para el acelerador y el freno. A la izquierda de ambos, donde normalmente nos encontraríamos el embrague, está situado el freno de mano, que se activa pisándolo con el pie. También nos encontramos los controles de los diferenciales y de la tracción.

Frontal del Jeep Grand Cherokee

El Jeep Grand Cherokee tiene unas dimensiones enormes que no lo hacen ser el vehículo más recomendable para su uso en ciudad. Casi 5 metros de largo y 2 de ancho dan esa imagen de coche pesado y es que en realidad sus 2.150 kg. de peso así lo abalan. Pero su secreto está en el motor, con 6 cilindros y potencias que comienzan en los 240 CV. como en la versión que probamos. ¿Qué significa eso? Que la sensación principal que trasmite la conducción es que es un vehículo ligero y muy fácil de llevar.

El motor entrega toda su potencia a partir de las 2.000 rpm., momento en el que se siente toda esa fuerza. Es un vehículo muy estable y el control de tracción es óptimo. En las curvas y derrapes, se recuperaba rápidamente el control y la potencia que se pasa a cada rueda hace que en todo momento el conductor controle el coche y pueda mantener la estabilidad fácilmente. Encontramos una suspensión bastante blanda por lo que, a pesar de ser un terreno pedregoso, se podía conducir de forma muy suave teniendo en todo momento una grata sensación de control.

Bajos del Jeep Grand Cherokee

El Jeep Grand Cherokee se agarra de forma perfecta a las curvas y para la potencia que ofrece, se tiene siempre la sensación de que está todo bajo control, ayudado también por unas marchas automáticas que entran a la perfección en cada situación. Nos quedamos muy sorprendidos al comprobar que las reacciones del coche eran increíblemente rápidas e intuitivas, algo aparentemente contradictorio con el enorme tamaño del vehículo, y sin embargo imprescindible dadas las necesidades especiales que tiene la conducción en terrenos complicados.

El consumo es un poco elevado comparado con el resto de modelos actuales, pero aunque es un pequeño punto negativo, seguro que no influye a la hora de decidirse a comprar este Jeep. Está claro que todas las buenas razones anteriores son más importantes.

Jeep Grand Cherockee en el campo

Es un coche perfectamente válido para el campo y los terrenos más difíciles a pesar de lo que puede parecer. De hecho es el Jeep que más nos ha gustado conducir, sin duda un vehículo que cualquiera podría disfrutar, pero sin olvidar que está enfocado a un tipo de público muy concreto, que tenga una intensa relación con el campo o con la montaña, y que no se preocupe por problemas mundanos como el aparcamiento o el elevado consumo de combustible.

Queremos agradecer desde Motorclan a Jeep España habernos invitado al Jeep Day y brindarnos la oportunidad de conducir el Jeep Grand Cherokee.

Jeep Grand Cherockee en el campo


PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Comentarios

Deja un comentario

Connect with Facebook