Motorclan


PUBLICIDAD

Análisis y pruebas del Jeep Wrangler Rubicon en el #JeepDay

Escrito por el 21/06/2011 en Análisis, Jeep

Jeep Wrangler Rubicon

Este fue el segundo todoterreno que probamos durante el Jeep Day después del Jeep Compass. Dentro de las diferentes versiones que tiene el Wrangler, el Rubicon es uno de los más potentes y así lo pudimos comprobrar.

Estéticamente sigue la línea de sus versiones antecesoras, aunque al equipo de Motorclan nos gustaban más las primeras versiones, más rudas quizá, pero que aportaban un aspecto visual más potente y tradicional de los Jeep’s. Actualmente las líneas son más modernas y redondeadas, perdiendo ligeramente el estilo original. Los modelos “largos” pierden también un poco la personalidad o el concepto auténtico de Jeep. No parece un coche tan potente como es en realidad.

El Wrangler que probamos tenía techo desmontable y muchos detalles de apariencia sobria e incluso tosca, pero en el buen sentido, que llamaban la atención positivamente: varios tornillos de llave Allen, una agarradera de metal en la guantera con una tipografía  muy “Equipo A” con la inscrición: Jeep, since 1941. El logo de la marca también se podía ver en su versión negativa encima del espejo retrovisor, un detalle sutil. En general la línea es sobria y cumple con las expectativas que un modelo como este crea.

Jeep Wrangler Rubicon Logo

Es importante remarcar que en un vehículo como este el apartado importante es la funcionalidad, no la estética. Nos llamó la atención que sólo tenía dos puertas y el espacio de la cabina era bastante pequeño, siendo este un coche de tamaño importante. El espacio de los asientos de atrás era especialmente pequeño y no muy cómodo: no tenía reposabrazos y algún tornillo en los laterales era bastante molesto. Puesto que era un techo desmontable no tenía ventanillas en la parte trasera.

Sabemos que no está pensado para ser un coche cómodo, pero estimamos que apenas cumple los mínimos en este aspecto. Ésta es sin duda una de las pocas notas negativas del Wrangler, pareciendo casi un deportivo, en términos de espacio, en vez de un todoterreno.

El cambio era automático y con reductora. En este caso se podía llegar a multiplicar el par de motor hasta 4 veces para utilizarlo en las ocasiones más adversas de barro o nieve, pudiendo llegar a los 298 Nm. Queda pues patente la verdadera finalidad para la que está diseñado este modelo, el más radical de Jeep, y que ofrece unas prestaciones excepcionales para la conducción extrema. La verdad es que es extraña la sensación de no tener embrague en un modelo orientado a la conducción offroad, pero las sensaciones fueron positivas. Hasta las 2.000 rpm. no entraba a tope la potencia, pero es que no es un coche para grandes acelerones, sino para un tacto extremadamente delicado en su conducción.

El Jeep Wrangler Rubicon es un coche extremadamente sencillo y suave de llevar. Esto tiene su punto positivo y negativo. Lo bueno es que es muy fácil conducirlo incluso por caminos de tierra y piedras, pero la parte mala es que puede que esto no transmita como se espera esas sensaciones de conducción deportiva. El grado de dureza del volante aumenta con la velocidad. La sensación que transmite es que se está conduciendo un vehículo muy ligero, cuando en realidad tiene un peso de algo más de 1.800 kg.

Jeep Wrangler Rubicon Frontal

Llama la atención que no tiene excesivo agarre, ni con la tracción a las 4 ruedas activada. A pesar de parecer una característica negativa, para las pruebas que pudimos hacer en caminos hace que la conducción sea mucho más dinámica y divertida. Es fácil derrapar y contravolantear teniendo en todo momento una grata sensación de control y seguridad. Estos modos de derrape son sin duda los óptimos para las situaciones de piedras y barro, aunque no para el asfalto. Puede que esto también haya sido debido a que no estábamos utilizando la configuración más adecuada, puesto que, como vimos en las clases teóricas que nos ofreció Jeep, es un coche de conducción avanzada que se adapta a situaciones extremas, como vadear ríos.

Utilizamos la reductora para subir pendientes pronunciadas, aunque no tenían suficiente grado de inclinación para llevar al máximo las prestaciones del Wrangler. Lo mismo sucedió con las inclinaciones laterales, que llegarían al 20-25%, lejos del 40% que seguro que puede aguantar este modelo. A pesar de ser un coche tan alto, no se nota mucho el movimiento y tiene mucha estabilidad.

Su construcción es muy sólida y eso redunda en todos los aspectos. Las barras de la cabina son una muestra de ello y aporta mucha seguridad al pasajero.

Es un coche muy divertido de conducir, sobre todo fuera de carretera, muy dinámico y que está pensado precisamente para este fin. Por eso no esperes encontrar los lujos de un SUV porque es un todoterreno diseñado específicamente para la montaña. El Jeep Wrangler está preparado para superar todo tipo de condiciones difíciles que nos podamos encontrar en el camino.

Desde Motorclan queremos agradecer especialmente a los chicos de Jeep por dejarnos probar el vehículo, y por el evento al que nos invitaron a participar.


PUBLICIDAD
PUBLICIDAD

Comentarios

  • tururu dice:

    Menudo desastre, no sabe pronunciar ni Wrangler. Este tio no tiene ni idea de lo que está hablando, no siquiera el modelo de Wrangler que está conduciendo.
    Por dios que nadie haga caso de lo que diga este impresentable.

Deja un comentario

Connect with Facebook